Páginas vistas en total

Datos personales

Mi foto
Costa Tropical de Granada , Granada, Región Histórica de Granada , Spain

Este blog se elabora en conmemoración de los mil años que cumple el Reino de Granada

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA AL BLOG
El Reino o Región Histórica de Granada comienza otra etapa de esplendor tras la Toma de Granada por los Reyes Católicos en 1492. En él se fundan una serie de instituciones que crean riqueza, desarrollo y cultura en las provincias que lo forman.
El papel institucional de Granada como Región será importantísimo, pues obtiene el voto en Cortes, a su catedral se le concede el rango de archidiócesis pues rige sobre Almería, Granada, Jaén, Málaga y Murcia, se crea la Capitanía General de Granada la más antigua de toda Castilla. En asuntos judiciales, nuestra Región sólo será igualada por Valladolid, al ser fundada en nuestra capital la Real Chancillería de Granada con jurisdicción en casi la mitad sur de España. Se crean numerosos y avanzados hospitales. Poco después Carlos V funda la Universidad de Granada, entre otras muchas instituciones que crean riqueza en toda la Región. Se construyen las catedrales de Málaga, Guadix, Almería, Jaén y Granada junto con otros importantes monumentos. Se refuerzan las costas del Reino ante los ataques de los piratas norteafricanos levantando poderosas fortificaciones. Dos importantes puertos se desarrollan: Almería Y Málaga.

En el siglo XIX se vuelve a unir Jaén, como ya ocurriera en el periodo zirí hace mil años, para formar la Región de Granada que sigue creciendo en riqueza y cultura.

Hace aproximadamente 35 años nuestra Región desaparece al ser absorbida por la nueva comunidad autónoma de Andalucía, a partir de este momento las instituciones son trasladadas poco a poco a Sevilla donde se está centralizando el poder, nuestros símbolos son paulatinamente olvidados.

viernes, 9 de diciembre de 2011

CASA DE LOS CÓRDOBA O "PALACIO DE LOS CÓRDOVA"

Se trata del mejor palacio nobiliario del Renacimiento, mandado construir por la familia del Gran Capitán, los Fernández de Córdoba. En él se conjuntan armoniosamente el Renacimiento y el Mudéjar, ejemplo del respeto por la cultura nazarita mantenido siempre en el Reino  de Granada, cosa que nos ha permitido disfrutar de espléndidas obras de arte creadas por la colaboración de maestros cristianos y musulmanes.
Su construcción se dilató desde 1530 hasta 1592 debido a las grandes proporciones del palacio; por ello encontramos en su obra elementos renacentistas que van desde los inicios del estilo hasta su final, ya manierista.
El palacio consta de un patio principal con cenadores en torno a él, además de otros patios secundarios. Su fachada presenta una gran torre, propia de las casas señoriales de la época, y una gran y extraña fachada renacentista en la que se muestra la influencia islámica al ocupar toda la altura del edificio.



El edificio primitivo fue destruido en 1919 debido a la especulación urbanística permitida por los políticos de la época, pero se reconstruyo de forma idéntica al original entre 1960 y 1967 gracias a que se conservaban prácticamente todos los elementos nobles como columnas, escudos, artesonados, armaduras... y a la existencia de detallados estudios realizados por D. Manuel Gómez-Moreno. Hoy se alza en el Albaicín, en una huerta con magníficas vistas a la Alhambra.




Una de las entradas a sus jardines, en los que abundan las fuentes, elementos arquitectónicos y restos arqueológicos.

Tras ella, el paraíso granadino.

En estos jardines abundan las fuentes, no podía ser menos en Granada, 
muchas de ellas inspiradas en las musulmanas, a ras del suelo,
 con un estanque en el que el suave murmullo del agua nos relaja permitiendo disfrutar de los otros sonidos del jardín.
Al fondo unos arcos de triunfo cubiertos de parra virgen o enredadera de Virginia.

La parra virgen que recubre los arcos, en otoño, luce un hermoso color rojo.

Otra de las entradas a los jardines, tan bella como la anterior.

Frescas pérgolas con fuentes suavizan los calores diurnos del verano granadino,
caluroso, pero no tanto como el andaluz de Sevilla.

Pilar granadino tal vez procedente de algún viejo palacio desaparecido.




Empedrados granadinos con origen de los mosaicos griegos y romanos.

El inevitable granado, árbol emblemático del Reino de Granada.
Su fruto está lleno de vitaminas y antioxidantes.



Posible miliario romano.



Al fondo el palacio, tras un paseo de cipreses que simbolizan
 la hospitalidad y la resurrección.

El el original no se veían los ladrillos por estar enlucido y pintado, las modas actuales están privando de los revestimientos naturales a muchos monumentos.

Columna gótica con capitel nazarita sosteniendo a una sierpe, ella fue la que dio origen al nombre de la renombrada calle granadina: Calle de la Sierpe,  que aún permanece en el emplazamiento primitivo del palacio.




Uno de los leones que guardan el acceso al palacio.

La alargada y extraña portada manierista.



Zaguán
Banco para descabalgar situado en un extremo.
Acceso al patio principal flanqueado por faroles granadinos.

Acceso que se realiza desde un ángulo como en las casas musulmanas.


Arcos rebajados del patio


Farol granadino, de origen visigótico,
iluminando un alfarje colocado en exposición sobre la pared.

Cenadores con arcos rebajados y estilizadas columnas que recuerdan a las nazaríes.

Pilar granadino, insustituible en cualquier patio palaciego de la ciudad y su reino.

En el ángulo frontero de nuestra izquierda se encuentra la escalera,
como ocurre en las viviendas medievales,
mientras que en el de nuestra derecha está la entrada.



Alfarjes mudéjares de las techumbres 



Columna renacentista.

Escudos d la familia donde aparece el rey Boabdil prisionero y las banderas ganadas a los moros en la reconquista.



Armaduras de par y nudillo con tirantes de la segunda planta
Tirante pareada. En el ángulo de la armadura se ven las limas moharares.



Bello banco de factura clásica.

Acceso a otros patios y dependencias.




Volvemos a los jardines, donde encontramos otras dependencias.




Algunas con maravillosos alfarjes de lazo


Huertas que rodean el actual palacio, algunas con materiales a la última moda en sus solerías, pero del todo inadecuados, desde mi punto de vista, para un edificio de esta época y de una ciudad como Granada, que ha quedado despersonalizada, si miramos sólo el suelo no sabremos en que localidad del planeta nos encontramos... 

Además de inadecuados estética e históricamente, nada duraderos ya que la madera se deteriora rápidamente con la intemperie, y por eso nada ecológicos desde mi punto de vista.

Pero las vistas del Generalife y la Alhambra son inmejorables.





3 comentarios: